Jueves 19 de julio del 2018 |

Síguenos:

Jueves 23 de agosto del 2012 | 08:15

Abuelita quiso arreglar pintura y la dejó peor

La española Cecilia Giménez (80) pretendió restaurar la obra “Ecce Homo”, pero le salió mal.

Cuenta la leyenda que Elías García Martínez tardó en pitarlo dos horas. Un poco más ha tardado en restaurar la obra espontáneamente y sin consentimiento una vecina de un pueblo español de 80 años.

El problema es que la restauración ha destrozado la obra original que decora desde el siglo XIX los muros del Santuario de la Misericordia, en la zaragozana localidad de Borja.

“El cura lo sabía, el cura lo sabía, el sacerdote de aquí lo sabía. Claro cómo lo voy a hacer yo sin que me lo digan (…) Todo el mundo que entraba me veía pintando. Yo a escondidas no lo he hecho nunca”, se defendía Cecilia Giménez.

La próxima semana unos restauradores profesionales estudiarán el estado en el que ha quedado la obra.