Martes 15 de octubre del 2019 |

Síguenos:

Sábado 23 de octubre del 2010 | 07:55

El bombardero de chincha

El Búho, un apasionado del box está feliz con “Imaginando a Mauro Mina”.

Todos saben que a este Búho le apasiona el box. Por eso me emocioné cuando me enteré que un cineasta peruano, Alfredo Béjar Aguirre (1953), acaba de lanzar su película “Imaginando a Mauro Mina”. Vi el reportaje que le hicieron en “Cinencuentro” y la emoción fue doble. Ingreso al túnel del tiempo. 1990.

Tenía mi musa en la facultad de Sociales de la San Marcos: la chibola Tatiana Béjar, que volvía locos a todos los que osaban posar sus ojos en semejante mujerón. No sé por qué, pero este Búho se ganó su bobo a punta de locuras y excesos que no voy a revelar aquí. Sino que lo digan dos respetables colegas, Víctor Andrés Ponce y Juan Carlos Tafur, que también se desquiciaron por esa chiquilla fotógrafa de la revista de la barra brava de la “U”.

Bueno, en esos años en que me quedaba a dormir en su casita de Pueblo Libre, me presentó a su hermano Alfredo. Sí, el director de la película. En ese tiempo trabajaba para la TV en Nueva York, donde vivió la mayor parte de su vida. Nunca imaginé que Alfredo iba a realizar tamaña empresa. Sabía que andaba por el sur, por la tierra de Gregorio Martínez, incluso me presentó a la sobrina del escritor, una morochita simpática con la que salí un tiempo, pero como en esa época era un poco loco, se alejó de mí.

Pero ahora me entero que el hermano de mi musa Tatiana hizo una película que hará historia. Veo el tráiler y me emociono. Alfredo es mayor que yo y sí vio al gran Mauro Mina, el campeón sudamericano que llegó a ser número uno del mundo en los mejores tiempos del box. Le ganó a verdaderos rivales como Bob Foster, que llegaría a ser campeón mundial semipesado; al gran Eddie Cotton, quien era número uno del mundo. Pero su gran pelea la realizó en el “Madison Square Garden”, el mítico escenario, frente a Henry Hank.

El que ganaba se enfrentaba nada menos que al campeón del mundo Willie Pastrano. El extraordinario Jack Dempsey lo recibió en su mítico restaurante y le sirvió una porción de pavo, el día de Acción de Gracias y dijo: “Me han hablado maravillas de este muchacho peruano. Creo que llegará lejos”. Fueron palabras proféticas. Esa noche, después de un comienzo difícil, “El bombardero de Chincha” se fue imponiendo y masacró a Hank. Cuando estaba a un paso de enfrentarse con el campeón, le detectaron un desprendimiento de retina. Fue durante la pelea con el cubano Lino Rendón. Como el Perú, Mina fue una frustración, pero fue el primer gran ídolo del deporte junto a “Lolo” Fernández. Esperamos con ansias la película. Apago el televisor.