Ni una menos: Mujer vive con su agresor pese a órdenes judiciales de protección

Carmen Celi lleva seis años denunciando a su cónyuge, un policía de La Victoria, por violencia familiar pero aún sigue compartiendo vivienda con él.

Mujer no puede sacar a su agresor de su casa pese a órdenes judiciales. (84)

Ni una menos. Una mujer lleva seis años denunciando a su esposo por violencia familiar, incluso ha obtenido tres órdenes judiciales que disponen el retiro de su pareja del hogar que comparten, pero hasta el momento nadie ejecuta tales mandatos.

Esta es la historia de Carmen Celi, quien muy mortificada señala que no hay ningún efectivo policial en la comisaría de La Victoria, distrito en el que reside, que pueda explicarle por qué no pueden llevar a cabo las medidas de protección que han dictado distintos jueces de distintos juzgados.

Quizá sea por el hecho que el agresor es otro policía identificado como Robert Padilla Rodas, que pertenece a la División de Patrullaje de a Pie de la comisaría de La Victoria, lo que impediría que sus colegas cumplan con la más reciente de las órdenes judiciales de la agraviada, que data de enero del presente año.

“Me ha roto el diente, me ha volteado el tabique, me ha movido todos los dientes”, cuenta a Latina la agredida sobre los constantes maltratos que recibe de su esposo, quien pese a las reiteradas denuncias y órdenes en su contra, asegura ser la víctima en este caso.

“Yo soy el denunciante, que no le mientan, yo soy el denunciante por agresión física con arma blanca y con agua hirviendo hace una semana y hace dos meses”, señala Robert Padilla Rodas en conversación telefónica con Latina, quien pese a estas palabras, no pudo evitar mostrar el constante acoso al que somete a su esposa incluso durante la grabación del informe sobre su caso.

“No puedes intentar ser una señora madre de familia que vaya al mercado, cocine y se preocupe por sus hijos (…) deja de engañar a las autoridades y hasta a la prensa solo por querer quedarte con la casa”, se lee en el mensaje que el agresor envió por Facebook a su cónyuge.

“No hay justicia para mí. No existe la justicia. He sido maltratada toda la vida”, relata Carmen Celi. Latina informa que nadie en la comisaría de La Victoria quiso explicar su negativa a hacer cumplir la orden judicial y que mientras ello no ocurra, ella seguirá compartiendo vivienda con su agresor.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.