Jueves 15 de noviembre del 2018 |

Síguenos:

Lunes 24 de septiembre del 2012 | 14:25

Sobrepeso salvó a una mujer de la cárcel

Su hermana había golpeado al niño en la cabeza, pero ella se culpó para salvarla.

Mayra Rosales, una mujer de 31 años, y su marido Bernie se habían mudado a vivir a la casa de la hermana de esta, Jaime, y sus cuatro hijos en Sullivan City. Debido a su trabajo, Jaime dejaba a menudo a sus hijos bajo el cuidado de Mayra.

Un día, desafortunadamente, uno de los niños sufrió un accidente y fue trasladado al hospital. Mayra confesó haberse caído encima de él y su peso lo asfixio. Mayra es una mujer que pesa 1100 libras (no llega a 500 kilogramos). Por ello, fue acusada de asesinato.

No fue hasta que se dieron a la luz los resultados de la autopsia cuando el juez se dio cuenta que era imposible que Mayra se cayera encima del niño el cual presentaba serios golpes en la cabeza. Su abogado se dio cuenta de que Mayra estaba encubriendo a alguien. “Habría tenido que girar el brazo para golpear al niño en la cabeza cosa que ella no podía hacer debido a su escaso movimiento “, dijo Sergio Valdez, el abogado.

Meses después, la investigación dio un giro. Mayra confesó lo sucedido. La lealtad hacia su hermana la hizo culparse de lo sucedido, una hermana que había huido ante la declaración de Mayra cosa que “no me sorprendió”.

Después de mentir a las autoridades, Mayra finalmente confesó la verdad. Había inventado la historia para proteger a su hermana Jaime quien había golpeado varias en la cabeza a su hijo con un cepillo del pelo el mismo día.

Ahora su hermana fue encarcelada y Mayra está en tratamiento para perder peso. “Estoy muy triste de que mi hermana este en la cárcel, pero creo que mi hermana entiende ahora que sus acciones eran malas. Creo que se puede cambiar y aprender de lo sucedido” afirma Mayra.