Sábado 21 de septiembre del 2019 |

Síguenos:

Viernes 23 de diciembre del 2011 | 09:20

Maricarmen Marín se vacila con su personaje

“Natacha” cuenta que tuvo que aguantarse para no pegarle a mujer con quien “ampaya” a su esposo.

Por: E. Castillo

“No lo perdones, deja a ese tramposo”, son las frases que le gritan a Maricarmen Marín en la calle, después que “Natacha” encontró a su esposo “Marco” con otra mujer (“Angela”, Trilce Longhi), provocando que su matrimonio se encuentre al borde del abismo. Este capítulo hizo que dicha producción sea la más vista del miércoles.

“Vi el capítulo y recordé que sufrí como un loco para grabarlo. Son escenas fuertes y Michelle me tuvo que controlar cuando encuentro a mi esposo con la otra chica, porque mi reacción hubiera sido irme encima de ella, ja, ja, ja”, señaló Maricarmen.

¿Te costó mucho?

Claro, porque Michelle me pidió que me quede callada, me aguanté, pero luego, cuando lo vuelvo a ampayar, me desquité y lo agarré a golpes.

Entonces, ¿no los vas a perdonar?

No, le pediré el divorcio. Y bueno, ahí empezarán los coqueteos con “Tomy” (Cristian Domínguez) y estaré indecisa hasta el final.

¿Y Maricarmen perdonaría una infidelidad?

No sé cómo reaccionaría, nunca me ha pasado una cosa así. Pero no le desearía a nadie que tenga una experiencia similar.

Por su parte, Michelle Alexander dijo estar tranquila con las cifras que viene alcanzando la miniserie en esta primera semana, ocupando el primer lugar de sintonía con 20.9 puntos de rating y conquistando al exigente público que veía “Al fondo hay sitio”.

“En verdad, no he visto las cifras del rating, pero me alegra saber que estamos en el primer lugar. Actualmente no vivo obsesionada con las cifras como antes, sino que me interesa entregar un producto de calidad”, indicó la productora.

¿La historia ha tomado un matiz dramático con la infidelidad que ha descubierto “Natacha”?

Claro, esta segunda parte, para marcar diferencia de la primera, debía de tener un lado tenso, de sufrimiento y eso sucede con “Natacha”. No todo en la vida es risa y alegría, ahora le toca sufrir.