Domingo 24 de febrero del 2019 |

Síguenos:

Domingo 09 de julio del 2006 | 09:00

Caman Baby: de millonario a mendigo

re de 1967. La noche se cerraba en Surquillo, barrio limeño conocido como 'Chicago Chico', y en un bar de mala muerte 'Caman Baby' reía a carcajadas embriagado de alcohol y violencia. Había asestado uno más de sus tantos golpes que pusieron en jaque a la Lima de los años sesenta. Simulando ser un mendigo, el comisario Hugo Tello liberó el seguro de su Smith & Wesson 38 escondida entre su ropa. Entró al bar donde otros agentes también estaban 'camuflados' como habituales parroquianos, bebiendo unas cervezas. El 'Rey de Chicago chico' estaba armado con una pistola 9 milímetros, pero no llevaba sus dos ametralladoras que lo convirtieron en el asaltante de bancos más temido de ese entonces. De pronto, las risas cesaron. Sintió el frío cañón de acero en la sien. 'Si te mueves, te mueres', le dijo el comisario Tello. El delincuente rio, 'nunca estaré en prisión por mucho tiempo', fue lo único que dijo y se dejó apresar.
Su verdadero nombre es Jorge Antonio Sifuentes Molina, pero era conocido como 'Caman Baby', apelativo que se ganó porque en los sesentas le gustaba tararear en pésimo inglés la canción de The Doors 'Come on Baby. ligth my fire..'. Fue durante una década el enemigo público número uno de la ciudadanía. Hoy el feroz delincuente, quien no dudaba en descargar su metralleta contra cualquiera que se le cruzara en el camino, es un indigente que sobrevive de la caridad de la misma gente que atemorizó en su barrio de Surquillo. Vive ahora en un mundo de fantasía entre lalocura y la pobreza. Trome lo encontró y aquí su desvariado testimonio.
¿Cómo estás Jorge?, ¿recuerdas cómo era tu juventud?
Mi nombre es Jorge Antonio Sifuentes Molina Bruce Lee, pero me dicen 'Caman Baby'. Sí recuerdo. Éramos unos amigos que nos estábamos incentivando para la salvación del mundo. Yo salvé al universo del fin del mundo en 1988.
Las ideas divagan con poco orden en su mente. A la muerte de Luis D'Unian Dulanto, el tristemente célebre 'Tatán', el hampa criolla quedó dividida entre las bandas del Rímac y Surquillo. Fue en este último barrio donde se formó 'La banda de la metralleta' bajo el liderazgo de 'Caman Baby'. Su lugarteniente fue el no menos conocido Guillermo Portugal, 'La Gringa', y tenía entre sus filas a delincuentes de la talla del 'Oso' Taype, 'Gallina' Valle y 'Pitillo' Cortez. La especialidad de esta banda era asaltar bancos y centros comerciales. Contaban con dos ametralladoras que habían robado del cuartel de Chorrillos y con las cuales -según dice 'Caman Baby'- dormía todas las noches. El delincuente entraba con la metralleta en una mano y con una manzana en la otra. Al despedirse disparaba una ráfaga para que sepan que estuvo ahí.
¿Recuerdas a 'La banda de la metralleta?
Éramos seis, ya casi han muerto la mayoría. Nosotros estudiábamos, pero yo me reunía con los chicos después de los estudios, ahora soy ingeniero electrónico y aeronáutico. Teníamos un par de 'fierros largos' (ametralladoras) USI que sacamos del cuartel, del almacén de paracaidistas.
¿Cuánto tiempo estuviste en prisión?
Sólo provisionalmente. Arreglamos con el juez y salimos tres. Hicimos algunas gestiones para la mafia de Estados Unidos y nos pagaron un dinero, creo que era 1966; con eso le pagamos al juez.
¿Es verdad que siempre te escapabas de prisión?
Nos llevaron al 'Sexto', pero me escapé, no estuve ni seis meses. Tras saltar a las páginas policiales de los diarios, la banda se convirtió en una obsesión para la policía. El comisario Hugo Tello junto al capitán Tito Onofre, juntaron -al mejor estilo de estilo de Eliot Ness en 'Los Intocables'- al escuadrón de 'Los Incorruptibles', para dar caza al 'Rey de Chicago chico'. A 'Caman Baby', en ese tiempo, legustaba derrochar su dinero enburdeles y bares de Surquillo, así como en el célebre 'Huatica', en La Victoria, donde cerraba locales y pagaba la cuenta de todos, haciendo alarde de sus hazañas. Fue precisamente una meretriz, loca de amor por un apuesto y joven 'Caman Baby', quien por despecho lo delató.
Fue capturado por primera vez en 1967 y lo llevaron a 'El Frontón'. Al poco tiempo monopolizó el comercio de alcohol y drogas bajo el imperio de su temida chaveta, respetada por los más bravos 'faites' chalacos. Poco tiempo después, fue trasladado junto con su banda a 'El Sexto', donde protagonizó una cinematográfica fuga con 'La Gringa' Portugal abriéndose paso a sangre y fuego. Ese episodio de su vida se recreó en la película de Augusto Tamayo, 'Alias La Gringa'. Luego se supo que la banda había pagado una millonaria suma para que los vigilantes les abrieran la puerta del patio.
¿Ninguna cárcel te podía retener?
No se trataba de eso, sino que yo tenía que demostrarle a la policía mi valor para ganarme mi indulto.
¿A cuántos hombres has matado?
Bueno, en mis acciones a muchos.Maté a muchos, muchos.
Cada vez que salía de prisión 'Caman Baby' reunía nuevamente a 'La banda de la metralleta'. Cada vez era más sanguinario. En prisión, la policía lo golpeaba brutalmente en venganza por los compañeros caídos, y frecuentemente era aislado por semanas en celdas de castigo sin luz e inundadas de ratas. Tal suplicio le fue nublando la razón. Fue recapturado por 'Los Incorruptibles' y fue encarcelado otra vez en 'El Frontón' en 1969; pero fiel a su estilo, 'Caman Baby' volvió a eludir la vigilancia matando a sangre fría al centinela que lo llevaba en una lancha al puerto para ser juzgado. Entonces, volvió a sembrar el caos, fue capturado y enviado directamente al lúgubre penal de 'El Sepa', en plena selva, donde junto a otros reclusos escaparon cruzando la espesura de la jungla amazónica. Eran mediados de los 70 y el pistolero de Surquillo disparaba hasta por gusto. Asaltaban bancos y hostales a sangre y fuego. Nada parecía detenerlos. Pero otra vez el comisario Tello se puso a la cabeza. 'Caman Baby' gastaba más y cuidaba menos su seguridad. Tras una paciente labor de inteligencia, el delincuente se encontró otra vez frente a la Smith & Wesson del comisario Tello. "¡¿Qué?, otra vez usted!", fue lo que dijo al encontrarse frente a su implacable enemigo y le dejó esta advertencia: 'Me volveré a escapar y esta vez para siempre'. Pero, ya los años de pistolero estarían por acabar. Las continuas torturas a que era sometido terminaron por enloquecerlo, además la maldita pasta básica de cocaína le 'quemó' el cerebro. Se le encontró años después abandonado en una gélida prisión de piedra en las alturas de la provincia de Lampa, en Puno. Para ese entonces, ya era un guiñapo humano.
Dicen que acumulaste una gran fortuna en tus robos, ¿qué pasó con el dinero?
Bueno, el dinero lo gasté en cabarets.
¿Te lo gastaste todo con mujeres?
No, o sea invertí. Yo soy dueño del 'Cinco y medio'.
¿A qué te dedicas ahora?
Hago artes marciales y descontamino el ambiente. También curo enfermedades como la leucemia y el Sida. Sólo somos dos campeones en el mundo. No me acuerdo mi edad, pero no llego a los 34.
¿Te arrepientes de los crímenes que cometiste?
Mira, esas son acciones militares. La verdad de las cosas, yo nunca tuve miedo a la muerte. Yo rezo mis oraciones, soy cristiano y voy a comulgar.
Hoy, muchos años después, vaga por las calles donde Surquillo. Los niños se burlan de él, y el que fuera alguna vez el gángster más temido del país, arrastra su frazada -su única pertenencia- de una esquina a otra en su 'Chicago chico de toda la vida'. Elviejo adagio universal se equivocó con él. El crimen sí paga.

Más en