Lunes 20 de mayo del 2019 |

Síguenos:

Lunes 27 de noviembre del 2006 | 09:00

Paso a paso...

se hace una evaluación de la paciente para conocer su peso y sus medidas.
"Luego exfoliamos las zonas a reducir, usando cremas especiales que además de limpiar, preparan la piel para el tratamiento", sostuvo el médico.
Después se aplican las cremas reductoras y, en seguida, se realiza el ultrasonido con un aparato especial. Esto ayudará a remover la adiposidad que después se irá eliminando progresivamente a través de la orina.
El siguiente paso son los masajes que ayudarán a penetrar mejor las sustancias reductoras, para luego colocar una película plástica que ayudará a quemar la grasa acumulada.
Las sesiones tienen una duración de 1 hora y media y deben realizarse tres veces por semana. Según el avance de la paciente, vamos colocando otras sustancias como fangos o cremas de algas que ayudarán también a eliminar la adiposidad.
Los resultados se ven a partir de la segunda o tercera sesión, pues la piel quedará mucho más firme, tersa, sin acumulación de grasa.

Más en