Miércoles 17 de julio del 2019 |

Síguenos:

Viernes 11 de septiembre del 2009 | 09:00

Las nuevas chicas malas

céntrico de la "Reina del Pop' Madonna y de la "Princesa' Britney Spears les pertenece ahora a Lady GaGa, a Katy Perry y a Lilly Allen.


Consideradas las nuevas chicas malas del pop, este trío suena por su música y por los escándalos. No tienen temor a posar desnudas, arman destrozos en sus conciertos y ponen en vitrina su sexualidad.


Con apenas 23 años y una carrera ascendente, Lady GaGa es la reina de los antifaces, las pelucas y los atuendos estrafalarios.


La intérprete de Poker Face admitió haber caído en las garras de las drogas y ser bisexual. Pero los rumores sobre su verdadero sexo se incrementaron luego de que esta mostrara en un concierto, en Inglaterra, un pequeño bulto en su entrepierna, que muchos suponían era un miembro masculino.


La página bossip.com difundió una nota en la que la artista, supuestamente, confirmaba que era hermafrodita. Pocas semanas después, su mánager lo negó. No obstante, Lady GaGa comentó en su Twitter: "El show estuvo muy bueno, me gustaría ir a mi casa y chupar mi propio pene".


Además, la cantante ha posado sin ropa para el lente del fotógrafo peruano Mario Testino.


PRINCESAS POLÉMICAS. La británica Lilly Allen (24) y la estadounidense Katy Perry (25) no se quedan atrás en cuanto a controversias.


Allen se caracteriza por criticar sin desparpajo a sus colegas artistas. Tachó de "arrogante" al grupo Radiohead por ofrecer gratuitamente su nuevo disco, In Rainbows, y ha cuestionado a Susan Boyle, entre otras figuras.


Allen ha admitido en una entrevista para la ENM que trabajó como distribuidora de éxtasis a los 15 años y que en esa misma época tomó una sobredosis de drogas y trató de cortarse las venas. También se desnudó para la revista i-D Magazine.


En tanto, Perry generó su primera controversia con la letra de su canción I Kissed a Girl. "No puedo cantarla sin haberlo hecho. Sería una completa hipocresía", dijo dejando entrever su bisexualidad.


Y, hace poco, mientras ofrecía un concierto en Londres, destrozó una de sus guitarras eléctricas a punta de patadas.

Más en