Lunes 18 de febrero del 2019 |

Síguenos:

Domingo 05 de septiembre del 2010 | 07:22

El Chino en Facebook

El Chato Matta nos cuenta la última de Pancholón con el Facebook.

El Chato Matta llegó al restaurante por su cebiche de perico y un aguadito de mariscos con choros, calamares, pulpo y erizo. “María, recibí la llamada urgente de mi hermano Pancholón: “Chato, estamos donde Felipe. Siempre te dije que ese maldito Facebook solo es para los giles como el Chino del Callao, que caen redonditos y se regalan para luego hacer el ridículo.

“Chato, ven para que te ganes con lo que escribió el Chino. El pisadazo puso: “Señores, se casa el hijo predilecto del Callao, el rompecorazones… que lloren todas las canallas que paso al equipo de los casados y mi bobito de Chinito solo le pertenecerá a mi esposita, que es una señorita de su casa. Click”.

Llegué y me encontré con Pancholón y Felipe tomando una res de pisco moqueguano con las “sacaconejos” de San Martín. “Chato, me dijo Pancho. Lee lo que le responden al Chino: “¿Rompecorazones? Lo único que rompías eran los vouchers de las compras que me hacías con tu tarjeta Ripley para que no los encuentre tu mamita. Te haces el bacán y gastaste mil soles en ropa para mí, y al salir de Ripley, me hice la que me dolía el estómago para no entrar al hostal y me llevaste en taxi a mi casa. No te di ni un besito en el cachete, ja, ja, ja.

Encima lo mejor que hice fue engañarte con tu mejor amigo”. (La innombrable, de Santa Marina) “¿El hijo predilecto del Callao? Serás el hijo predilecto del cajero automático de La Marina con Escardó, donde te llevaba para que saques plata y me pagaras la entrada y las chelas a mí y a mis amigas a “La Ley”, Chino sonso”. (Las temibles, de San Martín) Qué, ¿vamos a llorar? Recuerda monsesazo que el que lloraba eras tú, cuando Pancholón te hizo tu despedida y yo y mi hermanita estábamos en la cama, entraste, te quitaste el pantalón, no pudiste ni sacarte las medias y te quedaste dormido.

Después nos fuimos con Pancho a La Posada. (Las hermanitas de San Micky) “Chino, hay alguien que sí le da pena que te cases, a mi novio. A él le gustaba la lencería negra de Victoria’s Secret que me comprabas en Miraflores y los chicharrones que me mandaste por mi cumpleaños. Dice que la próxima vez no te olvides de los tamalitos. Ah, ahí te mando la foto de mi verdadero osito, el que me hace vibrar en el ring, no como tú que no me hiciste ni cosquillas. (Dorita, la enfermera)

María, los mensajes al Chino eran insultantes, pero peor son los de Melissa, la de la “Foquita”, Fujimori, Montesinos y Allison, cuando lo agarraron en Miami. Pancholón se agarraba la cabeza indignado. “Solo un gil puede meterse en esas cojudeces del Facebook y Twitter. Pobre Chino, nunca aprenderá la lección””. Pucha, ese señor Pancholón es un sinvergüenza y se burla del pobre Chino que va a formar su hogar con una señorita profesional. Me voy, cuídense.