Domingo 21 de julio del 2019 |

Síguenos:

Miércoles 09 de noviembre del 2011 | 07:40

¡Golpe en Madre de Dios!

El fotógrafo Gary aplaude los operativos para erradicar la minería informal.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un espectacular ajiaco de olluco con harto quesito de cabra, cebollita picadita, palillo, un poquito de leche evaporada, caldito de pollo, perejil, arroz graneadito y una cojinova frita enterita.

“María, el gobierno está dando un gran golpe a la minería informal en Madre de Dios. Efectivos del Ejército, la Policía Nacional y la Marina destruyeron más de 75 dragas, esas nefastas plataformas donde los mineros informales con mercurio y otros materiales contaminantes destruyen y desforestan miles de hectáreas de áreas protegidas de la Amazonía.

El daño que han causado al ecosistema amazónico y mundial es incalculable. Estos mineros informales no solo se hacen millonarios con la extracción salvaje del oro, sino que como ‘pulpos’ invierten sus ganancias en la prostitución infantil y trata de personas y, por si fuera poco, han incursionado en el contrabando a gran escala y están aliados con los narcotraficantes de la frontera con Bolivia.

Tanto poder tienen ahora los mineros informales que metieron a un representante al Parlamento que ¡¡todavía integraba la Comisión de Minería del Congreso!! Por esta razón, una de las órdenes del presidente Ollanta es que más se valore a la población y se destruya estas ‘dragas de la muerte’.

Si en el plano operativo se destruye estas máquinas contaminantes, ¿por qué a nivel político no se expectora de una vez al congresista Amado Romero, más conocido como ‘Comeoro’? Por otra parte, se sabía que los mineros informales iban a movilizar a centenares de trabajadores que se ganan la vida en esa forma tan inhumana y respondieron la acción de las fuerzas del orden con furibunda violencia: quemaron 25 negocios, que obviamente no eran de los dueños de las minas ‘bamba’.

Hay mil policías en Madre de Dios para poner orden y parar los disturbios. Pero no solo la respuesta a la contaminación de la minería informal debe ser la destrucción de las dragas. El gobierno debe estudiar e impulsar proyectos de inversión con urgencia en la zona.

Además, se debe implementar programas educativos, de talleres a todos esas chicas y muchachos menores de edad, que fueron traídos de la selva y la sierra para ejercer la prostitución y el trabajo forzado. Aquí tiene un gran trabajo la ministra Carolina Trivelli, de Inclusión Social.

La represión sola no devolverá la paz a Madre de Dios, pero esas dragas deben ser destruidas y está muy bien lo que está haciendo el gobierno”. Pucha, tiene razón mi amigo Gary. Me voy preocupada, cuídense.