Jueves 19 de julio del 2018 |

Síguenos:

Miércoles 04 de enero del 2012 | 07:10

Pastillitas de El Búho (III)

Nuestro columnista analiza los últimos acontecimientos de nuestra realidad nacional.

Este Búho sufre las inclemencias de un verano que se anuncia infernal. Felizmente ya le armé su piscina a mi hijita en el jardín y parece un patito con harto bloqueador, porque con esos rayos ultravioletas no se juega. Pero el panorama político está más candente que la arena de la Tablada de Lurín a las doce del día. ¡¡Todavía la población está sin agua!! Que Sedapal diga que no sabe nada, es una prueba de la ineficiencia de esa empresa pública, que hace rato deberían privatizarla. Les presento mis “pastillitas”, de las que ya son adictos mis fieles lectores.

UN CULPABLE ANDA SUELTO: A veces no entiendo cómo funciona la justicia en este país. Carlos Raffo fue hallado culpable de haber recibido plata de Vladimiro Montesinos. No cinco mil dólares, como el ex congresista Polo Gamarra, que se fue preso a “San Jorge” malogrando su carrera política y humillando a su esposa, la actriz Pilar Brescia, porque esa suma era para su campaña electoral.

Raffo, según la condena, recibió nada menos que ¡¡430 mil dólares!! para financiar la campaña electoral de Fujimori. Fue condenado por delito de peculado, porque el dinero provenía del erario público, lo recibió Raffo y se lo metió al bolsillo. Pero la secretaria del “Doc”, el ex jefe del SIN, y el mismo Montesinos, acusaron a Raffo de recibir sin rubor ese dinero del que nunca dio cuenta.

Solo cuando afrontó el juicio, porque ya no tenía inmunidad parlamentaria, el ex congresista dijo que “regularizó” esa plata con boletas de su empresa de publicidad. Nadie le desea la cárcel a nadie, pero “Kun fu Panda” peca de soberbio. Según él, salió “victorioso”, cuando el fallo es el de ¡culpable!

ROBA Y HACE OBRAS: Definitivamente algunos políticos que tienen imagen de “constructores de obras públicas”, pero a los que les salpica la corrupción, han acostumbrado al electorado a creer que hay que aplaudirlos, a pesar que eran verdaderos “Alí Babá y los 40 ladrones”.

Realizaron obras faraónicas que han sido cuestionadas por sobrevaluación y hasta robo descarado. Casos hay muchos, pero algunas personas dicen: “qué importa que robe, pero dejó puentes, escaleras, bypasses”. No, ¿quién les ha engañado que el político tiene que ser un ladrón de cuello y corbata, mismo ejecutivo? Si algo puedo ver de positivo en la gestión de Susana Villarán es que es transparente y no está robando. Un funcionario inexperto puede mejorar y aprender en el camino, pero un político ladrón nunca cambiará. Es una lacra de la sociedad.

COMIDA “CHATARRA”: Nunca fui asiduo de los locales de la llamada comida “chatarra” de hamburguesas o broasters. Pero no me parece viable que el Ministerio de Salud quiera colocarles un impuesto para que eleven sus precios y se queden sin clientes. Que se haga campañas está bien, que alerten sus peligros a la salud de la población, también.

Que los padres y los colegios eduquen a los niños sobre cultura alimenticia sana, pero el Estado no puede enfrentar el problema dictatorialmente. Coincido con Gastón Acurio en oponerse a la medida, sin desmerecer las magníficas intenciones de mi amigo, el eminente médico y viceministro, Enrique Jacoby Martínez, ilustre ex presidente de la Federación Estudiantil de San Marcos.

La última vez que nos reunimos fue, curiosamente, en “El Pollón”, de la avenida Del Ejército, frente a un jugoso y grasosito pollo a la brasa. Apago el televisor.